Home Cirugía Digestiva Colecistectomía Laparoscópica

Colecistectomía laparoscópica

La colecistectomía Laparoscópica es la intervención quirúrgica más realizada en nuestro país, dado lo frecuente que es la formación de cálculos biliares en la población general. Actualmente se opera por vía laparoscópica, que quiere decir que se realiza mediante 3 o 4 incisiones de entre 5 y 10 mm. en la pared abdominal, por donde se introduce el instrumental que permite la intervención. Se introduce una cámara de alta resolución que entrega imágenes a una pantalla, que es la que guía al cirujano y a todo el equipo durante la operación. La operación consiste en ligar el conducto que comunica a la vesícula con el árbol biliar, su arteria que la irrigaba y se sella su drenaje venoso. De esta forma después de liberada de su posición anatómica normal, la vesícula biliar es extraída con todo su contenido (bilis, cálculos y/o pólipos), a través de una de las incisiones laparoscópicas. Debe quedar claro, que después de la operación a la vesícula, las personas quedan haciendo su vida sin vesícula biliar.

Preguntas y respuestas más frecuentes:

Después de la operación a la vesícula las personas pueden comer “de todo”. Las personas que estaban limitadas en su dieta porque presentaban intolerancia por fritos o comidas ricas en grasas, notan alivio de ésta, por desaparición de tal intolerancia.

El hecho de no tener vesícula biliar no produce ningún tipo de desventaja o minusvalía desde el punto de vista alimentario o digestivo. Existe solo una muy baja probabilidad de quedar con cierta tendencia a tener diarrea, que en general cuando se presenta, tiende a desaparecer después de algunos meses.

La vesícula biliar es un reservorio de bilis que se va llenando durante el ayuno, durante el tiempo en que no estamos comiendo, para que una vez ingerido algo de comida que llega al inicio del intestino delgado, se produce la estimulación de la secreción biliar a través de estimular las contracciones de la vesícula, que de esta forma entrega una gran cantidad de bilis para que esos alimentos (grasos) sean procesados y absorbidos en su trayecto por el tubo digestivo. También juega un rol en la excreción de productos de desecho desde el hígado y en la excreción de colesterol.

La bilis normalmente contiene productos de desecho del metabolismo hepático, sales biliares y es rica en colesterol.

Los cálculos biliares se producen porque en ciertas personas se induce un fenómeno bioquímico del colesterol que normalmente tiene la bilis vesicular y que provoca la precipitación de éste (el fenómeno se llama sobresaturación), que después de múltiples etapas se transforma en un producto sólido visible, los cálculos.

No existe una sola causa para ello, sino múltiples, entre las cuales podemos mencionar: el género (es más frecuente en mujeres), la edad (a mayor edad, mayor probabilidad de presentar cálculos), factores étnicos (es más frecuente en razas originarias), paridad (a mayor cantidad de hijos, mayor probabilidad de desarrollar cálculos), zona geográfica donde se reside y otras.

No hay otro órgano que cumpla estas funciones, solo se produce una cierta compensación por adaptación de otras estructuras del árbol biliar para suplir las funciones de la vesícula biliar.

El sistema digestivo no funciona igual con o sin vesícula biliar, sin embargo ese funcionamiento diferente no es detectable en la vida alimentaria de las personas. El sistema digestivo funciona distinto cuando no está la vesícula biliar, pero ocurre fundamentalmente a nivel bioquímico, no da síntomas su ausencia, salvo solo por la muy baja posibilidad de ocasionar diarrea.

La Colecistectomía Laparoscópica demora entre 60 a 90 minutos, dependiendo fundamentalmente de las condiciones anatómicas o inflamatorias de cada caso.

La hospitalización estándar para una colecistectomía laparoscópica es de 24 hrs. postoperatorias.

La colangiografía es una radiografía al árbol biliar, que se realiza durante la colecistectomía, mediante la introducción de un catéter al conducto biliar principal a través del cual se le inyecta un medio de contraste fácilmente visible bajo pantalla de rayos x. El objetivo de esta radiografía es precisar la anatomía del árbol biliar durante la operación y descartar la presencia de cálculos en este sistema de conductos. Su realización es optativa y depende de los protocolos de cada centro quirúrgico.